En las últimas horas finalmente cayó el esperado primer aguacero fuerte del año en la zona central del país, evento meteorológico que nos trajo a la memoria aquellas memorables (y gélidas) jornadas que nos entregó la Fórmula 3 sobre piso mojado, especialmente en el autódromo de Las Vizcachas.

En esta sección vintage de la F3 repasaremos quienes fueron los pilotos más destacados en estas particulares condiciones de terreno que implican manejo fino, poder de improvisación y gran dosis de concentración.

GIUSEPPE BACIGALUPO

El “Tano” con su mente fría y alta capacidad de adaptación supo de grandes triunfos en terrenos húmedos, destacando con nitidez aquel que concretó el 19 de mayo de 1991 en Vizcachas, donde remontó de último a primero tras sobreponerse a una carambola en los metros iniciales con Carlos Capurro y Julio Infante. Esa victoria, que marcó la primera de un motor Alfa Romeo en la categoría, sacó a relucir las cualidades del propulsor italiano en pistas chilenas, pero al mismo tiempo dejó claro la maestría de Bacigalupo para mantener la calma incluso en los momentos más adversos.

Otras actuaciones magistrales del oriundo de Rengo en lluvia se dieron en la sexta fecha de 1989 y en la cuarta de 1992, ocasiones en la que pese a no ser el más veloz se las ingenió para imponerse en base a constancia, estrategia y paciencia.

 

CARLOS CAPURRO

Conocido en el ambiente como uno de los pilotos más agresivos y vehementes de la F3, Capurro Bahamondes tenía una habilidad muy especial en terrenos con poca adherencia, mostrando un manejo fino y pulido que no solía exhibir muy a menudo en carreras sobre piso seco.

Carlos Fernando logró una brillante en la tercera de 1989 batiendo en un gran duelo inicial a Bacigalupo y en 1992 estuvo a punto de concretar una de las palizas más grandes en la historia de la categoría. El piloto que por entonces corría con los colores de Canon, Cosas y Elf tenía una ventaja sideral sobre sus adversarios, pero a pocas vueltas del final tuvo el infortunio de encontrarse con el auto atravesado de Juan Carlos Carbonell, lo que le llevó a chocar en la zona de la British Leyland y así dejarle la vía libre a Bacigalupo para sumar un triunfo contra todo pronóstico. Lo que se llama la suerte del campeón.

 

JUAN CARLOS SILVA

El manejo cerebral de “JC” quedó expuesto a las claras en la tercera fecha de 1985 en la Base Aeronaval de El Belloto, donde lideró de principio a fin sobre Giuseppe Bacigalupo y Santiago Bengolea sobre una pista que se negaba a secar pese al tibio sol que reinaba en aquella otoñal jornada de domingo en la quinta región.

Esa victoria en el áspero circuito quilpuenino marcó la única actuación de Silva sobre piso mojado en la F3, sin embargo, el capitalino ya venía precedido de varias actuaciones en lluvia durante su larga era en la F4 en la que fue sin lugar a dudas uno de los pilotos más exitosos.

 

HÉCTOR SOTOMAYOR

Rara vez tuvo un auto que le diera las armas para luchar por la victoria, pero el recordado Sotomayor compensaba las falencias técnicas de sus monoplazas con un gran control del auto y enorme capacidad llegadora, las que se potenciaban en carreras lluviosas como lo dejó en evidencia durante la cuarta fecha de 1991 y cuarta fecha de 1992, ocasiones en las que obtendría sendos podios pese a contar con máquinas que estaban muy distantes al nivel de los pilotos punteros.

Dentro de estas destacadas actuaciones, cabe mencionar el genial duelo que sostuvo por largas vueltas con Pedro García Miró en 1991, del cual saldría airoso tras imponer una fuerte presión que terminaría provocando el error del piloto peruano en la última vuelta.

 

KURT HORTA

El popular “Kuto” tuvo pocas oportunidades de mostrar su talento en piso mojado durante su trayectoria en la Fórmula 3, pero eso no impidió que dejara registrada una de las victorias más contundentes de su carrera. Esta se dio el 3 de junio de 1990, justo antes del inicio de la Copa del Mundo de Fútbol de Italia, cuando sumó su cuarta victoria del año y segunda consecutiva de aquella temporada en el Gran Premio Denim, una fecha muy singular y no solo por la lluvia que reinaba en Las Vizcachas, sino que por el hecho que se terminara corriendo prácticamente de noche. La presencia preliminar en pista de la Fórmula 4 y el Trofeo Nissan Cidef, sumada a la habitual oscuridad de los días lluviosos, trajo consigo que la F3 disputara su prueba cerca de las 17:00 PM, ante lo cual los organizadores debieron acortar la cantidad de vueltas, pues de lo contrario la competencia habría terminado absolutamente a oscuras.

BLOQUE VINTAGE: MAGOS EN LA LLUVIA

Facebook Comments