El alto nivel conductivo y técnico que llegó a tener la Fórmula 3 chilena de los años 80 hacía que para los pilotos jóvenes fuese muy complicado escalar hasta los lugares de avanzada.  Ante esta situación es que Iván González junto a los máximos personeros del campeonato idearon la creación de una categoría escuela que permitiera a los promisorios valores del automovilismo sumar horas y kilómetros en pista antes de llegar a la por entonces categoría máxima del automovilismo nacional. Así es como nació la Fórmula Junior, que luego cambiaría de nombre a Fórmula Promocional hasta establecerse como F4.

Los autos básicamente tenían las mismas reglas que imperaron en la otrora Fórmula 4 que corrió hasta fines de 1983, es decir monoplazas con motores Renault de 1.020cc, pero utilizando neumáticos de calle, lo que trajo consigo un nivel bajísimo de adherencia al asfalto y por ende el desarrollo de competencias muy emotivas, en las cuales solo aquellos con mejores manos eran capaces de domar estos verdaderos “caballos chúcaros” que se negaban a doblar como corresponde, especialmente en la zona de curvas más cerradas.

Bajo esta plataforma técnica la F4 se transformó a lo largo de prácticamente una época en la mejor cuna de talentos del automovilismo criollo, por lo que es interesante repasar quienes fueron los tres pilotos más exitosos al ascender desde esta serie escuela a la Fórmula 3.

 

Ramón Ibarra

El actual piloto del Rally Mobil cumplió una campaña estelar en la F4 ganando cada una de las 9 carreras que disputó en 1990. Ese 100% de efectividad le permitió adjudicarse el título tres fechas antes de la finalización del certamen y así debutar a muy corto andar en la Fórmula 3, donde se transformaría en una de las principales figuras, tal como lo denotan sus cuatro cetros consecutivos alcanzados entre 1994 y 1997 que serían el anticipo de su momento clímax en el automovilismo de pista, el cual se dio en 1998 con su corona en la Clase B de la F3 Sudamericana.

 

Lino Pesce

La experiencia del Karting pesó de manera muy positiva en el desarrollo conductivo de “Linito”, quien luego de apenas una temporada de experiencia en el automovilismo de pista logró ascender a la Fórmula 3 gracias a su título en la F4 de 1988 tras un apasionante duelo con Julio Infante. Un año más tarde Pesce Acuña se convertiría en el mejor debutante de la F3, y si bien a la postre conseguiría tres victorias en la categoría, siempre quedó la sensación que sus logros no fueron a la par de su indudable talento natural.

 

Julio Infante

Campeón en 1987 y 1989, y subcampeón en 1988, el capitalino es el piloto más exitoso en la segunda era de la F4 (1987-1994), aunque lamentablemente ese nivel de resultados estuvo lejos de replicarse en la F3 donde solo en escasas ocasiones tuvo un medio mecánico que le permitiera optar a los puestos de vanguardia. Gracias a su porfía y perseverancia Infante logró una emotiva victoria en la penúltima fecha de 1994 en Las Vizcachas, sin embargo, nunca estuvo cerca de luchar por el cetro de la categoría.  Mejor suerte correría en Argentina, donde por varios años pudo desarrollarse en categoría de prestigio como la Fórmula Renault y el TC2000.

 

Otros pilotos que ascendieron de la F4 a la F3:

  • Shantal Kazazian
  • Ilysch Maisán
  • Alejandro Serrano
  • Eduardo Valenzuela
  • Valentín Zúñiga
  • Hernán Allende
  • Mauricio Abramovich
  • Gonzalo Carbonell Jr.
  • Miguel Ángel Castro
  • Fernando Calvo

BLOQUE VINTAGE: ESCUELA DE TALENTOS

Facebook Comments