La semana pasada les compartimos un homenaje en memoria a los 31 años de la partida de Sergio Santander Benavente, pero ante el cariño y popularidad evidenciado en las redes sociales a la figura del mítico piloto ariqueño es que preparamos un segundo artículo con algunos de los instantes más significativos en la trayectoria automovilística del nortino, los que incluyen datos bastante sabrosos como su proyecto -poco conocido- que lo tenía impulsado a debutar en la IndyCar con miras a 1988.

“EL LOCO” Y UNA VIDA AL LÍMITE

• En 1974 junto a su padre Sergio y Gerardo Carreño logra el triunfo en las 6 horas andinas de Arica en la categoría Standard Nacional 0-1000cc manejando un Austin Mini.
• Luego de varios éxitos en el Karting se trasladó a Argentina, donde corrió varias fechas de la F4 trasandina (al igual que Eliseo Salazar).
• En 1981 se proclamó campeón de la F4 y además vencedor del trofeo El Mercurio que se desarrolló con fechas en Arica, Iquique y Antofagasta.
• Pese a adjudicarse la corona de F4 es desvinculado del poderoso equipo Viceroy, ante lo cual inicia una nueva era con Renault que estaría marcado por cierta inestabilidad, aunque no carente de buenos resultados como los conquistados en la categoría Potenciados 2000 a bordo del espectacular modelo Fuego.
• A contar de 1982 cumple esporádicas participaciones en Estados Unidos, incluyendo una positiva actuación en la 3 horas Interamericanas de Daytona y en las 12 horas de Sebring de 1982 a los mandos de un Mazda RX7.
• Fue el único chileno que participó en la primera carrera de la historia del prestigioso certamen F2 Codasur en Tarumá, Brasil, donde compartió filas nada menos que con Guillermo “Yoyo” Maldonado y marcando tiempos por vuelta bastante cercanos a los del exitoso piloto argentino.
• El ariqueño disputó varias carreras de la F2 Codasur de 1983, pero la falta de medios económicos y numerosas fallas mecánicas terminaron por condenar su regreso a nuestro país.
• Cumplió un papel protagónico en la organización de la F3 a Arica en junio de 1987, aunque paradójicamente problemas logísticos llevaron a que tanto su auto como el de su coequipo de aquel año Martín Ferrer fuesen los últimos en arribar al circuito.
• Durante esa carrera en su ciudad natal Santander tuvo un anticipo de lo que desafortunadamente sucedería dos meses más tarde al pegarle levemente con una de sus ruedas delanteras a los tambores de agua que habían sido ubicados como chicana en el circuito, lo que trajo consigo la rotura en la suspensión delantera de su auto.
• Para 1987, el año de su fatal accidente, estaba mejor preparado que nunca gracias a sus intensas sesiones de entrenamiento con el profesor de Educación Física Carlos “Canano” Salazar, quien cuenta con grandes distinciones a nivel internacional.

BONUS

• Antes de la novena fecha de F3 de 1987 que terminaría con su vida, Santander Benavente junto al preparador Juan Larroquette habían realizado gestiones en Estados Unidos para correr a contar de 1988 en la IndyCar formando equipo con Jeff Andretti (hijo de Mario) bajo una estructura basada en la que tenía la familia Naon en la categoría ARS (American Racing Series). Lamentablemente el destino quiso otra cosa y todo quedó en un lindo sueño.

BLOQUE VINTAGE: 10 HITOS QUE MARCARON LA CARRERA DE SERGIO SANTANDER

Facebook Comments