En el deporte motor estamos habituados a disfrutar con los éxitos de los grandes campeones, sin embargo, incluso las figuras más galardonados del automovilismo sufren de malas rachas, y sino pregúntenselo al bicampeón de la Fórmula 1 Fernando Alonso, quien lleva cinco temporadas sin acumular triunfos en la máxima categoría. Experimentar momentos adversos definitivamente forma parte de la carrera de un piloto de alto rendimiento, situación que perfectamente podemos traspasar a la realidad nacional, y específicamente a la era dorada de la F3, que tuvo a varios de sus máximos astros sufriendo ante cadena de resultados francamente desfavorable como lo pasamos a revisar en nuestra sección vintage.

Juan Carlos Silva 25 carreras (entre la 3ª fecha de 1986 y la 5ª de 1988)

El máximo campeón de la F4 siempre fue un actor protagónico de la Fórmula 3, aunque no necesariamente su velocidad se vio recompensada con resultados, sobre todo a partir de la innumerable cantidad de fallas mecánicas que afectaron su cosecha final de puntos. Silva padeció de múltiples abandonos, y eso se tradujo en etapas muy negativas como la que atravesó entre abril de 1986 y junio de 1988 cuando completó más de dos temporadas sin victorias. Finalmente “JC” cortó la sequía ganando en un frío domingo en El Bosque y tres meses repetiría su celebración en lo más alto del podio tras vencer en Las Vizcachas, éxitos que le dieron un buen broche a su dilatada trayectoria en el automovilismo.

Martín Ferrer 22 carreras (entre la 4ª fecha de 1988 y la 3ª de 1992) 

Nadie tiene más títulos y victorias a nivel en categorías nacionales de autos carrozados que Martín Ferrer. El destacado piloto que actualmente está radicado en la sexta región también supo traspasar sus talentos a la F3, sin embargo, la divina fortuna no lo acompañó como en su periplo en series como la Monomarca Fiat 125, Lada Samara, Fiat Centurión y TC 2000, por citar algunos.

Pese a ganar carreras en dos de sus primeras tres temporadas en los monoplazas, Germán Martín debería esperar prácticamente cuatro años antes de celebrar una nueva victoria, la que finalmente llegaría en mayo de 1992, instante a partir del cual tendría el medio mecánico para mostrar toda su capacidad y terminar convirtiéndose en el piloto que más vueltas lideró en aquella campaña que se vería rubricada con dos triunfos adicionales y el tercer puesto en el ranking.

Carlos Capurro 15 carreras (entre la 5ª fecha de 1986 y la 9ª de 1987)

Acostumbrado a los triunfos durante su etapa en el Turismo Carretera, Carlos Fernando sudó la gota para transformarse en un piloto ganador de la F3. De hecho entre sus dos primeras victorias pasó más de 1 año y 3 meses, un periodo largo de frustraciones que de todos modos no aflojó su espíritu competitivo y habitual garra que a la postre le permitieron ser el único piloto aparte de Giuseppe Bacigalupo que logró sumar al menos un triunfo durante 7 temporadas consecutivas (1987-1993), lo que habla de su indudable velocidad a los mandos de los monopostos.

Clemente Gimeno 13 carreras (entre la 12ª fecha de 1986 y la 6ª de 1988)

Rápido y vehemente como pocos, el menor del clan Gimeno fue en claro ascenso de resultados hasta su paso al equipo Fuji Puma en 1987, momento a partir del cual inició una cadena negativa de resultados que incluyó como guinda de la torta una sanción producto de un controvertido accidente con Martín Ferrer en la 10ª fecha de aquel año. En condiciones normales cualquier podría haber tirado la toalla, pero Clemente siguió empujando fuerte hasta darse el gusto de sumar dos espectaculares triunfos en 1988, uno remontando desde el último lugar y el segundo en la carrera que sellaría su despedida oficial de la categoría.

Santiago Bengolea 12 carreras (entre la 12ª fecha de 1984 y la 1ª de 1986)

La figura de “Muñecas de Oro” siempre está asociada a momentos inolvidables, pero también padeció de instancias complicadas como la que se dio en la parte final de su periplo con el equipo Denim, donde estuvo un año exacto sin sumar triunfos. Por asunto de semanas Bengolea incluso contempló la posibilidad de no correr en 1986, pero un acuerdo de último minuto con Pioneer-Kodax le permitió disputar aquella temporada con un auto preparado por Remo Ridolfi y terminar como subcampeón tras ganar dos de las primeras cuatro fechas del campeonato.

Sergio Santander 11 carreras (entre la 11ª fecha de 1984 y la 4ª de 1987)

Luego de su paso por la poderosa F2 Codasur, Santander regresó a la Fórmula 3 nacional, y si bien logró un espectacular triunfo en la penúltima fecha de 1984, la verdad es que su etapa con el agraciado Vespa Renault estuvo marcada por los sinsabores, hasta el punto de generar su abandono de la actividad en 1986. Tras un año completo fuera de las pistas “el loco” regresaría a las primeras planas gracias al excelente andar del auto con los colores de J&B Licores Despouy preparado por Juan Larroquette, con el cual lograría su mejor campaña… aunque cortada abrúptamente por el fatal accidente que protagonizó el 26 de septiembre de 1987.

Gonzalo Alcalde 12 carreras (entre la 6ª fecha de 1987 y la 10ª de 1992)

Protagonista del accidente con Sergio Santander, el papayero Alcalde logró salir airoso física y mentalmente del momento más dramático de su vida, y no solo eso, sino que además volver cinco años más tarde a su pasión por el automovilismo, lo que se traduciría en la obtención de nuevos triunfos que confirmaron su posición como uno de los pilotos más destacados en el ámbito nacional.

Giuseppe Bacigalupo 10 carreras  (entre la 5ª fecha de 1990 y la 4ª de 1991)

El 10 veces campeón de la F3 también padeció de rachas negativas en la época estelar de la categoría. La principal se dio en el inicio de la era multimarca cuando llegó a acumular prácticamente un año sin victorias. Afortunadamente para el ídolo de Rengo las cosas cambiaron a partir del estreno con el motor Alfa Romeo, el cual se tradujo la obtención de tres cetros nacionales incluyendo una victoria en su carrera debut con el propulsor italiano cuando voló bajo la lluvia para plasmar una remontada heroica del último al primer lugar.

Juan Carlos Ridolfi 10 carreras (entre la 9ª fecha de 1985 y la 8ª de 1987) 

Tras su buen paso por la F2 Codasur, el “Lito” sostuvo una excelente cadena de resultados entre 1984 y 1985, sin embargo, un mal cierre de la temporada 85, unido a un año de receso y un difícil comienzo del año 1987 con el equipo Pluma se tradujeron en 10 carreras sin victorias, justo en la trágica carrera que desencadenó el fallecimiento de Sergio Santander. Este triste episodio trajo consigo que Ridolfi solo pudiera celebrar en lo alto del podio dos carreras más tarde cuando se adjudicó la antepenúltima fecha de aquel año.

Kurt Horta 10 carreras (entre la 1ª fecha de 1987 y la 12ª del mismo año)

Pese a ser uno de los pilotos más ganadores de la categoría y de sumar victorias en cada una de las temporadas que disputó a tiempo completo, el “Kuto” también debió lidiar con rachas complejas como la de 1987, cuando encadenó 11 fechas sin triunfos, una cadena que se cortó de forma espectacular en la clausura de esa temporada, no solo ganando la prueba sino que además la Copa Sergio Santander que distinguía al piloto con más puntos sumados en las cuatro competencias finales del calendario.

BLOQUE VINTAGE: LOS GRANDES DE LA F3 Y SUS MAYORES RACHAS SIN VICTORIAS

Facebook Comments